La vida de la joven Pía Celestina está marcada por el dolor y el desamor, aunque también por su amor a la literatura. Una vida que da un giro radical en el momento en que un extraño personaje se obsesiona con ella exigiéndole en su quimera darle un sí de amor. Ella lo rechaza.

El obsesivo muere en la Guerra de los Mil Días (1899-11902) en Colombia. Pía en sus prácticas espiritistas llama al espíritu de Guarnesio Acalandro el hombre que en vida se hubo obsesionado con ella, . A partir de este momento, su vida se convertirá en un terrible tormento, acechada cada noche por este espíritu que la maltrata, la tortura con golpes y palabras soeces, maldiciones.  Así será hasta el final de su vida. ¿Padece Pía enfermedad mental? Su sobrino, el físico Igor intentará develar este misterio. Surge de este intento y de las opiniones diversas del pueblo la pregunta ¿podrá sentarse como una realidad verdadera la posesión de una persona viva por un espíritu?

Con notas de realismo fantástico, este libro trae al lector recuerdos de novelas por todos conocidas.  Ambientada en la Colombia de inicios del siglo XX,  en todo momento está marcada por una enorme dosis de sensibilidad y belleza en la descripción, acompañada de bellas metáforas literarias que conviene tomar en cuenta.